Turismo Arroyo de la Luz. Todo lo que somos | Arquitectura religiosa
15464
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15464,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Arquitectura religiosa

IGLESIA DE NTRA. SRA. DE LA ASUNCIÓN Y RETABLO DE LUIS DE MORALES

Construida entre el último cuarto del siglo XV y el primero del XVI, la Iglesia de la Asunción, junto con su Retablo Mayor, fueron declarados Monumento Histórico Artístico Nacional el 20 de agosto de 1981. Su arquitecto fue Miguel de Villarroel, que ocupaba el puesto de Maestro Mayor de la Catedral de Coria, y su constructor, Rodrigo Alonso.

Es una de las magnificencias del gótico tardío, de una sola nave, con bóvedas de terceletes y estrelladas, destacando las de la sacristía y la capilla de San Andrés. La portada principal es de estilo Manuelino, muy decorada; y de las dos laterales, la del Sol, que tal vez perteneció a otra iglesia anterior, es la más antigua, mientras que la del Norte, con su arco apuntado y sus bellas archivoltas, está mejor conservada. En cuanto a la sacristía, obra de los maestros Andrés y Rodrigo Alonso bajo la dirección de los arquitectos Luis y Hernando Moreno, es un buen ejemplar renacentista.

La construcción del Retablo se inicia en 1548 por parte del ensamblador y entallador de Plasencia Alonso Hipólito, quien realiza la arquitectura y escultura de las 28 tallas de nogal que lo integran; y el pintor y decorador Pedro de Aguirre, también de Plasencia, fue quien lo estofó y dio policromía (1560-1563). (Toda la belleza y riqueza ornamental que dio Aguirre al Retablo desapareció en 1732 al ser dorado de nuevo por el pintor y dorador Francisco González Centeno).

Consta de 20 cuadros en tablas realizados por Luis de Morales ‘El Divino’ entre 1560-1563, periodo durante el cual el insigne artista fijó su residencia y taller en Arroyo de la Luz, habilitándosele para tal fin la antigua ermita de San Bartolomé y San Blas. Considerada su obra cumbre, es la mayor colección de obras del autor conservadas en el mismo sitio en el que fueron creadas, y se ha convertido en una de las joyas del arte renacentista extremeño.

CRUZ DE LECHE

Cruz de término construida a principios del siglo XVI, realizada en piedra con tipología de columna. La cruz que remata la obra consta de dos caras, en una de las cuales aparece la figura de Cristo crucificado y en la otra la de la Virgen con un niño al que parece estar amamantando, que es de la que deriva su nombre, ya que según la tradición oral las mujeres en cinta acudían a ella para pedir a la Virgen poder amamantar a sus hijos.

CONVENTO DE SAN FRANCISCO

Fundado por los señores de Arroyo en el año 1570 y donado a la Orden de los Franciscanos Descalzos de San Pedro de Alcántara, constaba de dos partes: la iglesia y las dependencias conventuales. Es de estilo gótico, del siglo XVI, excepto la capilla o sagrario y algunas dependencias, que son barrocas, del siglo XVIII.

En uno de los tramos de la nave se abre la sacristía, de 1714, planta cuadrada y decorada de yesería barroca. La puerta de acceso principal presenta un arco de medio punto con dovelas cuadradas, alargadas y piramidales sobre las que hay una hornacina donde estaría la imagen de San Francisco; dos escudos a ambos lados, el de la Casa de los Herrera (calderos) y el escudo de la Villa (fresno y verraco); y otro encima, el escudo familiar de los Condes de Benavente, señores de la villa, con las armas de D. Alonso Pimentel (VI conde duque de Benavente) y las del reino de Valencia.

El convento contaba con numerosas imágenes, entre ellas una de San Francisco de Asís, titular del convento y otra de San Pedro de Alcántara, ambas fueron trasladadas a la Ermita de la Luz y otras muchas a la Iglesia Parroquial de la Asunción tras la desamortización, cuando fue también abandonado. Se mantuvo habitado hasta el siglo XIX, y posteriormente, en el XX, utilizado como almazara.

IGLESIA DE SAN SEBASTIÁN

Construida en el siglo XV como ermita de los Santos Mártires, en referencia a San Fabián y San Sebastián, pertenece al gótico puro del siglo XV, aunque de lo que fue la ermita sólo se conserva la puerta gótica, trasladada al nuevo lugar de entrada. Posee en su interior un retablo rococó, en madera sin policromar, con una imagen de San Sebastián del siglo XVIII.

En 1756 fue restaurada por D. Diego Holgado de Guzmán, Fiscal de la Real Audiencia de Lima y natural de Arroyo de la Luz, construyéndose la capilla mayor, la cúpula y una sacristía. Y en 1959 dejó de ser ermita para pasar a ser Parroquia.

CRUCES DE LA SOLEDAD

Cruces de término del siglo XVII que señalaban la amplitud de la villa. Estas cruces se situaban en la entrada de la población o en las afueras en los cruces de camino.
La cruz más cercana al púlpito tiene forma de capitel o columna cuadrada, y esta tiene forma de columna. Ambas están rematadas en cruz de hierro.

ERMITA DE LA SOLEDAD

Fundada por el clérigo Juan Holgado en 1626 en la terminación de un Vía Crucis, presenta tres cruces de piedra granítica que aparecen en la parte alta y simbolizan el Calvario. Es una pequeña construcción de mampostería con ladrillo, característica de la arquitectura popular, pero con aspecto oriental y de casa árabe. Era la más pequeña de las ocho ermitas que existían en Arroyo.

La imagen de la Virgen de la Soledad que acoge en su interior se le encargó al maestro tallista de Aceuchal en 1826 por 500 reales, al haber sido la anterior quemada por las tropas francesas en 1808.

En la misma plazuela se alza un púlpito que, debido al tamaño de la ermita y los muchos devotos con que contaba, se tuvo que levantar en el exterior.

ERMITA DE SAN BARTOLOMÉ Y SAN BLAS

Construida entre los siglos XV-XVI, fue una de las ermitas con más tradición religiosa en Arroyo de la Luz. Contaba con un campanario y un altar frontal, pero hoy sólo queda un sillar adosado a la entrada.

En 1560 fue utilizada como estudio y taller del pintor pacense Luis de Morales, quien pintó aquí las 20 tablas que componen el Retablo Mayor de la Iglesia Parroquial Ntra. Sra. de la Asunción, por cuya obra cobró 400 ducados (equivalente a unos 3.000 euros actuales).

En 1851 la compró D. Juan Marín de Sobremonte, que la destinó a vivienda, siendo trasladada la escultura de San Blas a la Iglesia de la Asunción y el cuadro del santo a la Ermita de la Luz.

IGLESIA DE SAN ANTONIO ABAD

Construida en el siglo XV como ermita de San Antonio Abad, pasó a ser Parroquia en el año 1959. Su arquitectura pertenece al gótico popular y consta de una sola nave dividida en tres tramos. Para su construcción se utilizó la mampostería en los muros y la sillería en la unión de los mismos, y en la parte alta se levanta una espadaña moderna con tres vanos que acogen las tres campanas.

Antiguamente la ermita estaba toda encalada, pero tras las reformas que sufrió en la década de los sesenta se hizo de mampostería careada y rejuntada con cal.

En su interior alberga una talla de San Antón en madera policromada del siglo XVII.