Turismo Arroyo de la Luz. Todo lo que somos | Folklore Popular
15442
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15442,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Folklore Popular

Otra gran herencia cultural de Arroyo de la Luz la constituye el folklore. Los arroyanos cantan desde tiempo inmemorial. Tanto es así que, en opinión de muchos expertos en etnomusicología, es muy probable que de toda la provincia de Cáceres sea Arroyo el pueblo donde más se ha cantado y, consecuencia de ello, el pueblo con un folklore más rico y variado.

Posee un amplio y magnífico repertorio musical propio, como el ‘Baile del Pandero’, la ‘Jota del Carretín’ o la ‘Canción de los Carnavales’, que han cautivado a más de un etnógrafo y músico desde hace décadas.

En la actualidad existen dos grupos folclóricos en la localidad: la Asociación de Folklore el Pandero y el Grupo Folkórico Municipal El Harriero, que se encargan de mantener vivas la música, letras y bailes tradicionales arroyanos. Ambos visten con los trajes típicos arroyanos, y tienen en su repertorio antiguas canciones y cantares, tanto de Arroyo, como de otros lugares de la región.

El festival folclórico se celebra en agosto y en él, además de los grupos locales, participan grupos folclóricos de toda Europa.

Los instrumentos musicales tradicionales de la localidad son el pandero cuadrado, la pandereta, las conchas o castañuelas, la mandola, la flauta y la ocarina.

En cuanto al traje típico arroyano, consta de refajo de bayeta, roja, verde o amarilla, bordado a la cadeneta; faltriquera bordada de lana o terciopelo; pañuelo fino bordado, de sandía o de mil colores; jubón de raso o terciopelo y mandil negro con puntilla; enaguas; medias blancas de lana con espigas caladas; y zapatos negros, adornándose el conjunto con el rosiclér, la gargantilla de oro y los pendientes moriscos de rueda, también de oro. En cuanto al del hombre, consta de camisa blanca, calzón de paño negro, chaleco, chaqueta corta, zapatos de cordón y botas, polaina, faja de color, capa y sombrero.

El vestuario era elaborado artesanalmente por las mujeres, siendo el típico traje arroyano de una gran riqueza.